viernes, 31 de diciembre de 2010

La mejor forma de terminar el año

Apenas faltan unas horas para que acabe este año 2010 que, en mi caso, bien podría definirse como un año completo. La aventura ha sido una parte importante en estos meses, propiamente dicha, con aquella magnífica Ruta Quetzal BBVA 2010 que tantas alegrías me dio junto a tan buenos momentos y la satisfacción de superar pruebas realmente difíciles. Pero también ha habido otro tipo de aventuras, como mi primera inscripción en el Circuito Provincial de Carreras Populares de Albacete, con la ilusión de haber concluido cuatro pruebas. Lamentablemente, una lesión me alejó de las carreras durante un tiempo, pero bueno, siempre ha estado presente en mí la ilusión del regreso. Una de las aventuras que también me ha ofrecido muy buenos momentos ha sido el Orfeón Universitario de Valencia: cantamos, lo pasamos bien y somos felices haciendo música... no se le puede pedir más.
Ha sido un año bueno. Quizá haya habido momentos tristes, pero he sabido encontrar esas pequeñas ayudas escondidas que te ayudan a salir del pozo. Estoy contento porque he reído/sonreído más que llorado. Aparte de esos pequeños detalles que me han ayudado a salir de esas pequeñas crisis, mucho más importantes han sido esas personas que tanto quiero y que han sido, de nuevo, fundamentales; soy feliz sabiendo que estáis a mi lado: quizá las distancias físicas nos separen (Valencia-Albacete, o incluso a veces tenemos un océano de por medio), pero nuestros corazones están juntos. Estar junto a todas estas personas me hace fuerte para ser capaz de hacer frente a la adversidad.
A veces nos regimos por impulsos, sobre todo los aventureros, que rápidamente tomamos una decisión o llevamos a cabo una idea espontánea en un breve periodo de tiempo: es la "sorpresa", esa capacidad que realmente crea aventura. Por eso, dos horas antes de la San Silvestre, la última carrera del año, no tenía la más mínima intención de correrla, en parte motivado por el miedo a recaer en la lesión. Sin embargo, me he sorprendido a mí mismo y, con el tiempo muy justo, no sin alguna que otra duda, he corrido hacia la Salida, he conseguido inscribirme, a última hora y, como siempre, ¡al ataque! Antes de salir lo sabía: había muy pocas probabilidades de terminar la carrera, pero me hacía ilusión participar en ella. Cuando, cómo no, para poner la guinda al año que ha estado marcado por el agua (Kolem Jaa, Río Lagartos, barco Galicia, río Tus, Titaguas, Valencia...) ha comenzado a llover, en algunos momentos con gran intensidad. Pero la lluvia no nos ha detenido: el pistoletazo inicial ha impulsado a los más de 3000 atletas participantes por las calles más céntricas de Albacete. Con algo de fatiga, por la falta de entrenamiento, pero feliz, por volver a correr una carrera ocho meses después, ¡he concluido esos 6000 metros! Sin duda, una gran cita para culminar este año. Ahora toca pensar en el próximo Circuito.
Queridos lectores, ¡feliz año 2011! Espero que sigáis luchando por vuestras ilusiones y viviendo al máximo cada uno de los días de vuestra vida.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Albacete, de noche

Cómo no, en honor a mi querida ciudad, aquí os dejo una serie de fotos nocturnas de los edificios, monumentos y calles más destacados de nuestra ciudad.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Albergue en Alborache

Llegaba una de las citas más esperadas para todos los componentes del Orfeón Universitario de Valencia: era la hora de los ensayos intensivos en el albergue de Alborache. Quizá algo dormidos, mostrando unas caras somnolientas, pero siempre con la ilusión de pasar un buen fin de semana, nos preparábamos para estas jornadas de trabajo.
Nada más llegar, cómo no, ¡a ensayar! Tino, nuestro director, nos tenía preparados una serie de ejercicios para desconectar, concentrarnos en la música, relajarnos pero, a la vez, despertar esos cuerpos que se encontraban algo dormidos. Así pues, escuchando "La Mañana", de Peer Gynt, hicimos una serie de estiramientos, junto a ejercicios activadores de la circulación y otros relativos a la respiración. Ya estábamos listos para vocalizar y, después de ello, a cantar.
Nada mejor que emplear el fin de semana en hacer aquello con lo que disfrutamos, música, junto a todas estas personas y, además, por la noche, después de un duro pero feliz día de trabajo, disfrazarnos.
Finalmente, como colofón a estos dos días de ensayo, tuvimos el placer de poder interpretar la obra ensayada, "The Many Moods of Christmas", en la totalidad de sus partes corales, de principio a fin.
Las gargantas acabaron algo resentidas, harían falta varios días de descanso pero, sin duda, mereció la pena porque, además de hacer buena música y aprender escuchando, lo pasamos realmente bien.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Ana Karenina

Una de las mejores novelas de la literatura rusa. No me arriesgo a decir que es la mejor, puesto que me quedan muchas de ellas por leer, pero sí que puedo afirmar que la calidad de su narrativa es máxima.
Lev Tolstoi nos lleva, por medio de esta gran obra, fundamental para todo amante de la novela, a una muy cercana Rusia: nos describe la vida no sólo de los protagonistas, casi todos pertenecientes a clases sociales acomodadas, sino también de sus empleados. Además, no dejará pasar la oportunidad de poner en boca de sus personajes diversas opiniones sobre la organización política y económica de su país, junto a varias reflexiones de contenido filosófico.
El argumento se divide en varios frentes que están relacionados entre sí. Hay dos historias principales: la de Ana Karenina, infeliz en su matrimonio con Alexis Alexandrovich y enamorada de Vronski y la de Konstantin Levin, que acabará encontrando el amor en Kitty. A Ello se le sumará la trayectoria no olvidada por el autor de Stiva Arkadievich (hermano de Ana y cuñado de Kitty), con sus infidelidades y problemas económicos.
Uno de los conflictos principales de esta obra es la elección entre una posición social aceptable y la propia felicidad. Dolly, esposa de Stiva, envidiará a Ana por haber escogido la segunda. Sin embargo, el sacrificio de separarse de su hijo y las exigencias de Vronski, apasionado con la idea de que Ana obtenga el divorcio para casarse con ella, mezclarán el amor de estos personajes con un toque de tristeza.
No desvelo el final que, sin duda, os sorprenderá.
Destacar también que existen varias películas basadas en esta novela, siendo una de ellas muy importante en la historia de la gran pantalla: la de 1935, con Greta Garbo como protagonista. Aunque no la hayáis visto, seguro que varios fotogramas os recuerdan momentos míticos protagonizados por esta magnífica actriz.
Eso sí, mejor leer primero la novela para después visionar la película, sobre todo porque una novela con tanta información no puede ser plasmada en un largometraje, por lo que éste olvida mayoritariamente, entre muchos otros acontecimientos, las historias de Kitty y Konstantin.

jueves, 4 de noviembre de 2010

BUSCANDO SETAS

Llegaba mi vigésimo cumpleaños con la ilusión de comenzar una nueva década. Como muchos de vosotros sabréis, la decisión que tomé hace algún tiempo acerca de los regalos consistía en dejar de esperarlos, es decir, no querer recibir ninguno en fechas señaladas. Esta decisión ha tenido un periodo de maduración, en el cual he ido descubriendo la esencia de esas fechas destacables que, en muchos casos, simplemente se aguardan pensando en los detalles materiales que tendrán con nosotros. Nunca había dado tanta importancia a los posibles obsequios, pero desde este otro lado del río la situación se ve de una forma distinta: me disponía a pasar un alegre día en el campo, junto a mi madre, Manuel y los abuelos, buscando setas. Sin embargo, en contra de mis deseos, me despertaron todos felicitándome y trayendo algún que otro detalle. ¡Qué se le va a hacer! Por lo menos, era algo inesperado y creo que esa es la verdadera esencia del regalo: la espontaneidad al recordar al compañero de viaje que cuentas con él.
Bueno, aparte de reflexiones, vayamos a la auténtica esencia del día, aquello que no olvidaré. Nos dirigimos hacia Almodóvar del Pinar, en la vecina provincia de Cuenca, para comenzar nuestra búsqueda. El abuelo, todo el rato comentaba "no va a haber setas, puesto que no ha llovido". Sin embargo, ésta sería la ocasión en que más níscalos encontré. Uno, dos... hasta llenar la cesta. Sin duda, un buen botín como recuerdo de un día en el campo con los que más quiero. Sin embargo, no todo fue buscar y encontrar, puesto que una fría lluvia apareció en mitad de nuestra actividad: chubasquero encima y ¡adelante!
Señalar que los níscalos son una especie muy sabrosa pero, como siempre, no debemos comerlos si no estamos seguros de que se trata de la especie deseada. Las consecuencias de una ingesta errónea podrían ser fatales. Aquí os dejo dos fotografías, una de una familia de setas desconocida (probablemente perjudiciales para la salud) y otra en la que muestro uno de los felices hallazgos del día.
A continuación, nos desplazamos hasta las lagunas de Cañada del Hoyo, que se formaron en las profundidades de unas torcas de hundimiento. El paisaje, simplemente, es espectacular. Además, cada uno de los humedales es de un color distinto, variándolo algunos en la época estival debido a la precipitación del carbonato cálcico (en mi opinión, con el aumento de la temperatura, tiene lugar la reacción química; se admiten hipótesis).
Y, finalmente, no podíamos abandonar la provincia de Cuenca sin comer el famoso alajú, una deliciosa torta dulce de origen árabe.
En definitiva, una magnífica jornada.

domingo, 10 de octubre de 2010

LOS EPISODIOS NACIONALES

Como os prometí a varios de vosotros, mis queridos lectores, aquí os dedico una breve reseña sobre los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós. Este escritor canario es, en mi opinión, el mejor narrador español después de Miguel de Cervantes. Muestra de ello es la inmensidad de calles que tienen su nombre a lo largo de la geografía de todo el territorio nacional.
Son una serie de cuarenta y seis novelas ubicadas temporalmente en el siglo XIX, abarcando desde la batalla de Trafalgar, en 1805, hasta la época de la Restauración, con Antonio Cánovas del Castillo al frente del país. Se dividen en cinco series, que son las siguientes:
  • 1ª serie (episodios 1-10). Históricamente, relata detalladamente el transcurso de la Guerra de Independencia. Sin embargo, no solo se preocupa de la Historia general, sino también de la del pueblo (llamada a lo largo de varios episodios, no solo de esta serie, la intrahistoria), particularizada en una romántica historia entre Gabriel e Inés. Estos chicos intentarán hacer frente a todos los obstáculos con que se topará su amor. El desenlace, en un interesantísimo episodio final, "La Batalla de los Arapiles".
  • 2ª serie (11-20). Poco a poco, en la sociedad van aparenciendo las tensiones absolutismo-liberalismo. Muestra de ello es el reinado de Fernando VII, con etapas de todo tipo. Y también ese conflicto se particularizará entre Monsalud y Jenara, con un argumento romántico de por medio. Esta historia concluirá sin duda sorprendiendo al lector.
  • 3ª serie (21-30). A mi juicio, es la más bella. Si bien es verdad que se ubica en el ambiente de la Guerra Carlista, el amor aparecerá de nuevo, esta vez en una versión muy distinta a las anteriores. Además, habrá un individuo enigmático protegiendo al personaje principal, Fernando Calpena. A lo largo de la serie no solo conoceremos las aventuras sentimentales y bélicas de nuestro protagonista, sino que también tendremos la intriga de saber quién es su protector. Sin duda, muy recomendable "La estafeta romántica", pero a la vez es un episodio que no se puede comprender bien aisladamente, por lo que mi consejo es que empecéis la serie y, al llegar a ésta novela, disfrutéis con ella. Seguro que os agradará.
  • 4ª serie (31-40). La historia de José Fajardo y el desarrollo cómodo de su existencia se mezclará con las intensas vidas de los Ansúrez. Acuérdense de Lucila, esa bella dama ibera, pues aparecerá en próximas novelas. Destacar "La vuelta al mundo en la Numancia", un episodio apasionante. Otro personaje muy interesante será Juanito Santiuste, apodado Confusio, que escribirá la historia lógica de España, contando lo que debería haber pasado si los acontecimientos siguieran un orden racional, e incluso aventurándose a escribirla antes de que suceda.
  • 5ª y última serie (41-46). Proteo Liviano (Tito), será el narrador en esta ocasión. Es un personaje que, rozando el carácter mitológico, nos describirá acontecimientos inverosímiles, junto a la historia del sexenio revolucionario (1868-1874) y la Restauración. Sin embargo, los primeros episidios no contarán con él, sino con las vidas de los descendientes de los Calpena (3ª serie), Fajardo y Ansúrez (4ª serie), muchos de ellos, de nuevo, relacionados por causas amorosas.
Existen muchas formas de leer los episiodios: bien puntualmente (alguna novela suelta), por series o con continuidad. Lo recomendable, según mi opinión, es empezar por la primera serie y, cada cierto tiempo, leer la siguiente serie, hasta terminar. Eso sí, merece la pena disfrutar leyéndolos, puesto que, aparte del impresionante trabajo de documentación de Benito Pérez Galdós, que nos hará conocer mucho mejor la realidad del siglo XIX, tienen un gran valor literario y una belleza incomparable.

viernes, 24 de septiembre de 2010

LA FERIA DEL III CENTENARIO

Como todos los años, la Feria de Albacete comenzó con la tradicional cabalgata de apertura. Sin embargo, en esta edición, disfrutamos con una cabalgata histórica, destacando los aspectos más importantes de nuestra provincia a lo largo del tiempo. No os perdáis el poema que se puede escuchar en los momentos finales, que compuse inspirado ante la expecatación de estos grandes días. Aquí os dejo el reportaje:

viernes, 10 de septiembre de 2010

LISBOA

Llegó la parte ibérica de esta Ruta Quetzal BBVA y fue muy intensa. Aparte de Lisboa, en la que nos centraremos más adelante, destacaré lo siguiente: visita al ESAC (Centro Europeo de Astronomía Espacial), paseo en bicicleta por la Castellana y la Gran Vía, celebración del Mundial en El Burgo de Osma, caminata por la Garganta de los Infiernos, vivac en la Playa de Bolonia (se veían las luces de Tánger, al otro lado del estrecho), aventura en el Galicia (barco de la Armada) y entrada a Santiago de Compostela caminando desde Padrón.
Destaco Lisboa, porque me gustó, descubrí una ciudad muy interesante con unos rincones preciosos. La aventura portuguesa comenzaba con una gran comida: el godicio consiste en clavar la carne en unos sables, ponerlos sobre el plato y entonces cortarlo. Comida abundante y muy buenos momentos junto a grandes amigos. Una gran tarde.
Amanecía un nuevo día con la ilusión de conocer Lisboa. Me sorprendió el Tajo, río muy conocido, pues es realmente inmenso un río que en Toledo es importante, pero del que parecería imposible encontrarse con una desembocadura así. No me puedo olvidar del castillo de San Jorge, mi patrón, desde el que se pudieron observar unas preciosas vistas de la capital lusa. Y, al llegar a la plaza del ayuntamiento, entre fado y fado por el camino que complementaban la alegre arquitectura lisboeta, un gran encuentro: mi gran amiga Jorge, compañera de la ruta 2009, estaba aguardando a los ruteros. Una gran sorpresa.
Para concluir este magnífico día, una visita al incomparable Monasterio de los Jerónimos (parada obligatoria, de gran belleza arquitectónica), Torre de Belem y Monumento a los Conquistadores. Quizá, además de por ser tan bonita, por su íntima relación con la aventura de conocer nuevos lugares me pareció tan mágica esta ciudad.
Para concluir tan especial jornada, embarque en el barco Galicia, disfrutando de una incomparable puesta de sol navegando por el Tajo.

SUEÑO & AVENTURA, COMBINACIÓN PERFECTA

EL SUEÑO DE LA AVENTURA
El autobús se adentra en las profundidades de la selva. Hemos pasado la frontera, desde las zonas con un calor realmente sofocante por la humedad, una frontera sin alambradas, ni papeleos, porque está delimitada por una gran cortina de lluvia. Sabemos que va a ser una constante durante los dos próximos días, y puede que hasta nos dé alguna sorpresa... La aventura se encuentra muy cerca de nosotros, lo presiento. Sé que estamos a unas horas de emprender una marcha realmente dura que será determinante en esta Ruta Quetzal BBVA. A través de la ventana se puede observar un terreno pantanoso, con algún caimán sorprendido por la afluencia de tantas personas.
El campamento se encuentra a una distancia media que habrá que recorrer a pie, cruzando un puente colgante (de diez en diez, ya que es bastante flexible...) para llegar a él, subir cientos de escaleras, descubrir cascadas y, finalmente, montar las tiendas allí. No para de llover, pero aunque parezca mentira, esta lluvia alivia el calor pasado anteriormente.
La selva es distinta. Las plantas son una constante en tu camino... las hay de todos tipos, desde helechos, pasando por grandes árboles, como el cedro (fácilmente reconocible por el penetrante olor que hay en sus proximidades) hasta algunas plantas carnívoras. Por la noche, la tranquilidad, junto con algo de frío (más bien, de nuevo, agradecido) reinan en estos parajes, bajo la nana cantada por algún que otro grillo. La lluvia rompe ese silencio, imitando el sonido de un tren que va a llegar, gota a gota, golpeando cada una de las hojas.
La caminata tiene sus tramos de dureza, ya que el terreno no es llano. Si a ello le sumamos la constante lluvia y el piso resbaladizo, con mucho barro, la dificultad aumentará. Pero ahí surge el compañerismo espontáneo, la ayuda mutua, la confianza en superar el reto si todos lo hacemos juntos: cantamos, hablamos, nos reímos de nuestras propias caídas, nos damos la mano, porque somos un equipo.
Después de comer, hay que cruzar arroyos estacionales que se han formado con las recientes lluvias: mochila sobre nuestras sienes y, ¡adelante! No hay nada que nos detenga. Habrá inconvenientes, se hará de noche y tendremos que ampliar el recorrido, luego llegará el huracán Álex y habrá que desmontar el campamento, pero seguiremos caminando.
LA AVENTURA DE VIVIR EL SUEÑO
Llevaba mucho tiempo esperando esta visita. Sé que hoy en día está demasiado masificado, que el turismo invade, muchas veces incosciente de lo que realmente tiene ante sus ojos, este lugar, pero aun así conserva su magia.
Chichén Itzá debía ser una parada en este viaje que es mi vida y, por fin, se convirtió en una muy importante. Inolvidable. Descubrir cada uno de sus rincones, respirar ese aire que inspiró a los más sabios científicos de la antigüedad, a esa civilización que construía esas magníficas pirámides... El sueño se había hecho realidad, ahí estaba, frente a Chichén Itzá, delante de ese castillo, más tarde en el cenote, el espectacular juego de la pelota. Ahora llega la curiosidad: el siete está presente constantemente, era un número mágico para los mayas. Hay grabados en sus paredes de un sacrificado con siete heridas de las que brota la sangre y siete serpientes bebiendo de ellas, siendo además siete los jugadores por parte de cada equipo en el juego de la pelota. La gran sorpresa: en el centro del terreno de juego, cualquier sonido emitido tendrá siete ecos, uno después de otro... algo más que sumar al misterio científico de los mayas. ¿Por qué el 7? Porque en nuestra cabeza hay siete receptores, a saber, los dos ojos, los dos oídos, los dos agujeros nasales y la boca).
Sin duda, una experiencia única.

lunes, 23 de agosto de 2010

ENCONTRARSE A SÍ MISMO

Comienzan, queridos lectores, las habituales entradas en las que os cuento qué tal ha sido mi experiencia en la Ruta Quetzal BBVA. Ya han pasado unos días desde la despedida, algunos ya estamos en contacto gracias a Internet y el descanso ya ha aliviado esas horas de diálogo con Morfeo que tenía pendientes. Como siempre, tengo aventura, culturas, ciencia y curiosidades para todos vosotros, pero creo que hay sentimientos que están muy por encima de todo ello. En próximas entradas descubriréis lo anteriormente mencionado, pero en esta me gustaría centrarme en todo lo que he sentido compartiendo este tiempo con los ruteros.
Juntos fuimos capaces de superar grandes dificultades, compartir muy buenos momentos y a la vez disfrutar de este magnífico viaje. Además, de nuevo he vivido un acercamiento a la naturaleza que ha sido gracias a la vida del campamento: en nuestra tienda, rodedada de árboles, animales, cada noche escuchaba una auténtica sinfonía que alegraba mi corazón. Sin duda, un auténtico placer para un entusiasta aficionado a la música.
He sido feliz, muy feliz, desde esos "megafonazos" mañaneros hasta cada una de las noches en las que no me he podido dormir tranquilo sin mirar la Osa Mayor. Cada uno de vosotros me ha dado grandes recuerdos que nunca olvidaré.
Por otro lado, he descubierto que hasta con una lesión puedo aguantar algunas caminatas. Consciente de mí mismo, he conseguido darme muy gratas sorpresas al superar retos aun con esas ligeras molestias: bien podría haber dicho "no puedo", pero era tanta la ilusión por llegar caminando a nuevos lugares...
He tenido algunos momentos tristones, muchos lo sabréis, pero bueno, siendo positivo y con la ayuda de vuestro compañerismo, alegría y energía he conseguido superar esos valles. Sin embargo, las crestas (no me lo puedo creer, ya estoy de nuevo con términos físicos), has sido más abundantes que los valles, por lo que el balance es muy positivo.
Al igual que en una vacuna, de nuevo he recibido un recuerdo para continuar en ese proceso de deshibinición de los bienes materiales. Realmente mi corazón estaba muy contento con lo que tenía, porque lo realmente importante para él eran las personitas que le acompañaban en el camino. Algunos sabéis que hace un tiempo renuncié a los regalos materiales (así tampoco tendréis ningún quebradero de cabeza cuando se acerque Navidad, mi cumpleaños...), porque el mejor regalo es compartir camino con los amigos y, si hubiera que poner un podio, como segundo quedarían los grandes paisajes y, con la presea de bronce, la llegada a las metas propuestas, con la satisfacción de haber trabajado. De estas tres experiencias he tenido no pocas en ruta, por lo que no me puedo quejar, sino más bien estar muy agradecido.
Y una caminata fue de gran ayuda en uno de esos valles: motivos que ahora no vienen al caso me habían entristecido en los días anteriores, pero llegar a Santiago de Compostela caminando, cantando, con todas las banderas y la ilusión siempre reinante en la ruta fue una experiencia única que no podía desaprovechar pensando en otras cosas: había que vivir a flor de piel la felicidad de ese momento, y sería un auténtico desperdicio no hacerlo, por lo que "tiré a la basura" las penas, haciendo hueco en mi corazón para que grandes recuerdos entraran en él.
En próximas entradas vendrán las aventuras, las culturas y muchas otras cosas, pero creo que lo más importante eran estos sentimientos que me imagino la mayoría de los ruteros habrán experimentado en primera persona.

lunes, 2 de agosto de 2010

OS ECHO DE MENOS

Apenas han pasado unos días de ese último día, cuando llegó el momento de la despedida, y ya os hecho de menos. Tantos momentos, buenos y malos, junto a todos vosotros, integrantes de la Ruta Quetzal 2010, nunca se olvidan y hacen que todo me recuerde a algo de cada uno de vosotros.
Estoy en el curso de inglés que os comentaba, en Valencia, y las colas para las cenas (además de ser mucho más lentas que las de Argui), se me hacen eternas, porque me acuerdo de cada uno de los días en que uno de los grupos me invitaba a comer o cenar con ellos.
Todo sabe a ruta, pero seguro que pronto volveremos a vernos. Solo estamos separados físicamente pero, como muchas veces me habréis oído decir, eso es insignificante frente a los lazos que nos unen. En especial, añoro el cariño de la familia "adoptiva", las canciones (gracias Lis y Alejandra por esa que tanto me animó la última noche) y vuestra ilusión.
Para todos, en unos días, nuevas crónicas (en exclusiva para este blog) contando esta gran aventura que nos ha unido.

lunes, 14 de junio de 2010

LA RUTA MUSICAL

Queridos lectores, ruteros, colegiales, internautas, amigos todos, Ruta Quetzal BBVA 2010 está a punto de comenzar. Esta ruta nos llevará por México, Portugal y España. Entre todos esos magníficos destinos, sobre todo, me gustaría destacar que cumpliré uno de los sueños que tenía pendientes desde hace ya varios años: visitar la esplendorosa ciudad de Chichén Itzá.
Sin embargo, antes de partir hacia tierras mexicanas, me gustaría dejaros un pequeño regalo, a mi manera: he preparado una selección de músicas relacionadas con el itinerario que recorreremos. Algunas están dedicadas a una fecha en concreto, mientras que otras pueden ubicarse en varias jornadas. Lo importante de esta experiencia es que, desde la distancia, a través de la música, todos estemos juntos.
  • Comenzaremos con el 17 de junio, día en que llegaremos a México. Apenas está relacionada con el recorrido, pero sin embargo creo que sí que forma parte importante de la historia de México: la civilización azteca. Vivaldi escribió la ópera "Moctezuma" (también puede encontrarse si se busca "Montezuma"). Estuvo perdida durante 250 años, pero recientemente se ha podido recuperar. Mi recomendación es que escuchéis atentamente la Sinfonía de esa ópera.
  • Dejamos atrás el Barroco. Ya estamos en México y, en este caso, lo mejor es adentrarnos en las profundidades de su música. Del 18 al 22 nos vendrá muy bien conocer la obra de uno de los máximos representantes del Nacionalismo mexicano, José Pablo Moncayo. De su repertorio, quedémonos con ese fantástico "Huapango".
  • 23 de julio: noche de San Juan, ¡qué mejor que cantar una sanjuanera! Nos quedaremos, cómo no, con una que nos llega al corazón, "La Compra", de Francisco García Muñoz. ¿Os suena?
  • Y, por fin, llegamos a Chichén Itzá. Aquí, como no podía ser de otra forma, la música que os dejo es "La noche de los mayas", de Silvestre Revueltas. La obra es muy buena y tiene algún fragmento que no tiene desperdicio. Desde Chichén Itzá, el 2 de julio, hasta la salida hacia España, disfrutaré con su música.
  • Llegamos a España, a la capital, en la que estaremos 7, 8, 9, 10. Una obra que refleja el ambiente palaciego de Madrid, de Boccherini, es la "Música nocturna de Madrid", la cual ha sido utilizada para varios reclamos comerciales. Os sonará y creo que, además, os sorprenderá escucharla íntegramente.
  • El 11 de julio se disputará la final del Campeonato del mundo de selecciones del fútbol, el Mundial, para los amigos. No sé si "la Roja" estará entre esas dos afortunadas camisetas, pero ojalá que así sea. El fútbol hablará... desconozco si podré ver ese partido, pero estad seguros de que lo intentaré. Aquí os dejo una música para los sentimentales, cantada por Plácido Domingo con motivo de España '82, el Mundial de "Naranjito", titulada "El Mundial".
  • El 13 de julio nuestro recorrido se encontrará con Ávila. Recuerdo como un profesor de Historia de la Música nos recomendaba relacionar la música de Tomás Luis de Victoria con su ciudad natal, Ávila. Hasta ahora, no he tenido el privilegio de poder visitar este municipio, pero seguro que las armonías del "Ave María" me ubicarán perfectamente en su contexto histórico-cultural.
  • 17-18 de julio: la ciudad que fue la cuna de la constitución de 1812, "La Pepa", nos acogerá. En Cádiz, lo menos que podemos hacer, musicalmente, es rendirnos a las armonías de Manuel de Falla. Muchas son sus obras destacables pero, en especial, me gustaría que deleitéis vuestros oídos con "El sombrero de tres picos", una obra de la que, afortunadamente, pude tocar algunos movimientos en la orquesta.
  • Nuestro recorrido musical va llegando a su fin pero, antes de terminar, con motivo del viaje en el buque Galicia de la Armada Española, seguro que el "Viaje Marítimo", del sevillano Joaquín Turina será de gran agrado en esas largas noches de navegación.
Espero que os haya gustado esta ruta musical.
¡Nos vemos pronto!

Nota: estas obras se encuentran disponibles en servidores de vídeos.

lunes, 5 de abril de 2010

kWh

Sí, queridos lectores: al mirar vuestras facturas de la luz, el consumo lo veréis expresado en kWh, y no en Kwh, k.w.h., kwhora o, el error más común, kW/h. Espero que las siguientes fórmulas os aclaren un poco el asunto:
Potencia (W, kW, CV, erg/s...)=Energía (J, kJ, cal, erg, eV...)/Tiempo (s, min, h, día...)
Si queremos saber la energía, teniendo el tiempo y la potencia, tendremos que multiplicar, obteniendo, en nuestro caso:
Energía (kWh)=Potencia (kW)·Tiempo (h)
Es decir, si tenemos encendida una bombilla de bajo consumo de 15 W (0.015 kW) durante una hora, habremos consumido 0.015 kWh
Ahora, la sintaxis: k, prefijo que significa kilo (1000); W, vatio, en mayúscula por ser una unidad que tiene el nombre de una persona (James Watt); y h, abreviatura de la hora. Todas estas unidades, según la nomenclatura científica, sin puntos.
video

martes, 30 de marzo de 2010

BARRAX

Llegaba la segunda carrera de mi participación en el circuito y apenas había podido entrenar desde la anterior: las lluvias fueron enemigos míos, si no al impedirme salir de casa, cuando interrumpían la sesión haciendo acto de presencia. Por eso, mis dudas eras considerables con respecto a cómo afrontaría la prueba.
El día era soleado, quizá levemente caluroso, pero un viento a veces intenso mitigaba los efectos causados por el sol. Pero, antes de correr, señores, hay que conocer un poquito los lugares que recorreremos en la carrera; así llegamos hasta el cuco, una construcción manchega de piedra y barro, con planta circular, que servían para el refugio de los encargados de las duras labores del campo. De este cuco me quedo con la impresión de ser un buen lugar para echarse una siestecita "al fresco" en verano y con la foto que nos hicimos, que quedará para el recuerdo de esta carrera.
El recorrido no fue excesivamente duro: alguna cuesta prolongada, pero de escasa pendiente, fue el mayor obstáculo que nos encontramos los atletas. Sin embargo, en la segunda vuelta, en el punto de avituallamiento (justo en lo más alto de la prueba, tras el citado ascenso), no quedaba agua: yo, que había ofrecido lo mejor de mí mismo en la subida, pensando en esa botellita que me esperaría, no tuve más remedio que acelerar para llegar antes a la meta (¡qué le vamos a hacer, tenía sed!)... otra vez me llevo el cinturón de cantimploras.
Cómo no, terminé mostrando el 25 por segunda vez, y aquí viene la respuesta a la incógnita que planteé en la anterior carrera: este 25 es un homenaje a la Ruta Quetzal, que este año cumple un cuarto de siglo (de rutas, sin contar los años en los que no tuvo lugar), un programa que ha sido y sigue siendo un eje motivador, siempre aportando un toque especial a mi vida. Para la ruta, para todos los que la hacen posible y, cómo no, para los ruteros, van dedicados todos esos veinticincos que mostraré a lo largo de la temporada (esperemos que sean muchos).

lunes, 15 de marzo de 2010

OBJETIVO CUMPLIDO



La vida es, en muchas ocasiones, un reto para buscar, cada vez, propuestas más interesantes. Llegaba el 2010, año nuevo, en aquel avión, con el regreso de Chile y esos maravillosos días que pasé allí junto a la Ruta Quetzal. Y, cómo no, era la hora de hacer los típicos propósitos de año nuevo. Sin embargo, esta vez los cumpliría, iba en serio y, cuando yo algo me propongo, soy capaz de ofrecer el 150% de mis posibilidades. Ahora bien, no era fácil: el tiempo disponible para prepararme era más bien escaso y muy poco camino llevaba hecho: mi desafío era correr las pruebas más asequibles del X Circuito de Carreras Populares de la Diputación de Albacete.
El tiempo apremiaba, por lo que comencé mis entrenamientos, pero lo más importante en este deporte es la constancia; por ello, lo esencial de todo esta trayectoria es intentar no dejarlo para mañana. Dicho y hecho: con alguna duda, pero más bien pocas, el pasado domingo 14 debuté en la II Carrera Popular de Fuentealbilla. Alguna dificultad hallé, ya que ni en Valencia ni en Albacete se puede desarrollar un entrenamiento con pendientes prolongadas, pero el trabajo anteriormente desarrollado facilitó esa mágica llegada a la meta, mostrando un 25 con mis dedos. Todo ese tiempo había merecido la pena: el regreso al atletismo, auténtico desafío, había tenido lugar con un buen debut en el circuito. ¿Por qué el circuito? Simplemente, me gusta conocer los pueblos de Albacete, ya que asistir a una carrera, para mí, no es llegar, calentar y correr, sino que implica recorrer nuevas tierras, hablar con las gentes del lugar y conocer su historia. De Fuentealbilla, me quedo con dos cosas que me sorprendieron: la casa de Andrés Iniesta, como curiosidad, y el entusiasmo de sus habitantes al animar a los atletas. Como anécdota, en un paso por meta (había que dar dos vueltas a un circuito), oí entre el público decir: "mira qué feliz va ése". Pues sí, estaba muy contento, disfruté corriendo y, además, acompañado de familiares y amigos.
Próximamente, la carrera de Barrax y los motivos del 25 a mi llegada a meta; de momento, dejémoslo en suspense. Seguiremos informando.

viernes, 19 de febrero de 2010

EL CANELO DEL ALBA

(Texto publicado en la revista Aupa Alba, sección La opinión de Jorge, en enero de 2010) 26 de diciembre de 2009. El campamento de Ruta Quetzal BBVA se sitúa en Curarrehue, en la región chilena de la Araucanía, y hoy estamos visitando la preciosa ciudad de Villarrica. La jornada que estamos viviendo es, más que nada, reparadora: la caminata por los lagos andinos del día anterior fue realmente dura, y la misma intensidad, o incluso más, promete la ascensión al volcán Villarrica, llamado Rucapillán por los mapuches. Ambas marchas serían muy especiales, con momentos inolvidables y, cómo no, los albaceteños siempre llevando la bandera de nuestro Alba. Por la mañana llega uno de los momentos más importantes del día: los ruteros plantarán decenas de canelos, que son los árboles sagrados para el pueblo mapuche. Ése recuerdo quedará en Villarrica para que, cuando los expedicionarios vuelvan a este lugar, sepan que aquí vivieron parte de la experiencia más importante de sus vidas. Serán un vínculo de unión entre los villarricenses y los ruteros de todo el mundo. El sistema es el siguiente: cada canelo será plantado por cuatro o cinco jóvenes, siempre acompañados por la bandera
de algún país: así, cada nación participante en la ruta plantará su canelo. Cuando la mayoría de los chicos han acabado esta tarea hermanadora con la ciudad chilena que nos acoge, observo que sobraba un árbol que, probablemente, nadie plantará. Rápidamente, sin pensarlo, saco de mi mochila la bandera de nuestro Alba y me pongo manos a la obra: recordando las calles de nuestra querida ciudad, su recinto ferial, el Carlos Belmonte y, cómo no, las grandes jugadas de la historia de nuestro equipo, me encargo de dejar el recuerdo de todos los albaceteños en aquella tierra.
Un gran día hemos vivido: después de la plantación de los canelos, hemos rendido homenaje a Jerónimo de Alderete, fundador de este municipio, y el ayuntamiento nos ha ofrecido una gran parrillada para recuperar fuerzas. Mañana, con todas las fuerzas, a darlo todo frente al volcán Rucapillán.

miércoles, 17 de febrero de 2010

100% AVENTURA

¿Porcentaje? ¿Cifra exacta? ¿Probabilidad? Todo. Nada más (imposible). Nada menos.
Encuentro con la naturaleza, frente a frente, de tú a tú: "estoy dispuesta a ofrecerte lo mejor de mí, hacer que disfrutes, llevarte hasta la más alta cima... simplemente tienes que continuar con el camino que nos une, seguir adelante, no darte por vencido en ningún momento". Así firmábamos la madre Naturaleza y yo el acuerdo por el que yo saldría muy beneficiado: no era fácil lo que nos esperaba, pero ahí estábamos, dispuestos a afrontar los retos, siempre imponentes, pero a la vez gratificantes una vez conseguidos. Dos grandes caminatas: lagos andinos, junto a la frontera con Argentina y el majestuoso volcán Lanín, y el volcán Villarrica. Dos desafíos auténticos en Ruta Quetzal 2009.
Así nací a las expediciones científicas: me considero neonato en estas disciplinas, pero para eso estamos, toca aprender de la naturaleza. No solo unos ojos científicos me mostraban todos aquellos preciosos paisajes, sino que también dos ligeros instrumentos me acompañaban: un GPS y un termómetro. La ventaja del GPS es que te ofrece una completa información sobre la distancia recorrida, velocidad (para los físicos, r punto), tiempo en movimiento, velocidad de ascensión (para los físicos, y punto)... Dos curiosidades de las más interesantes que observé (obviamente, no iba a estar durante todo el recorrido mirando los utensilios, solo lo hacía puntualmente), una relativa a cada caminata:
  • Lagos andinos: aprovechando la cercanía del volcán Lanín, rodeado de nieve, mido la temperatura ambiente y, seguidamente, la terrestre en un lugar descubierto del gran manto blanco. ¡10 grados de diferencia! Inmediatamente, cojo un puñado de ceniza volcánica y con él froto mis manos, completamente gélidas.
  • Este segundo dato no es del paisaje, sino más bien de las características técnicas de la ascensión en el volcán Villarrica: nuestra coordenada r (si consideramos como origen el centro de la Tierra) aumentó un kilómetro, aprox. Dicho en otros términos, subimos desde unos 800 m de altura sobre el nivel del mar hasta la friolera de 1750, y nunca mejor dicho, porque el frío era tremendo.
Como siempre, estas marchas fueron auténticas pruebas de superación y los ruteros fuimos capaces de superarlas con una sonrisa en la cara, dándolo todo y disfrutando de vivir estos grandes momentos juntos... bueno, no del todo, ya que ¡Jorge, Almudena!, os eché de menos en el Villarrica. Seguro que de no haber estado malitas lo hubiérais superado como dos campeonas que sois.
Podría haber hablado de pendientes, caídas, raquetas, males del altura (de sed no, que para algo está el cinturón de cantimploras), pero para mí fueron importantes estos dos hechos que os he contado: en primer lugar, haber estado junto a vosotros en tan valiosos momentos y, en segundo, haber aprendido muchas cosas de la naturaleza, desde el punto de vista de un (proto)físico y también como persona.
Queridos lectores, en la próxima entrada... ¡El canelo del Alba!

martes, 2 de febrero de 2010

CHILE (II): EL PUEBLO MAPUCHE

Después de ese esperado encuentro con nuestra querida expedición, nos dirigimos hacia Curarrehue. Ya nuestro conductor nos había avisado de que el termómetro, la noche anterior, había llegado a estar por debajo del cero en el lugar en el que pasaríamos cinco noches... parecía imposible: ¡bajo cero en verano! Estaba claro que este estío sería, más bien, fresquito... sobre todo cuando me di cuenta de que el polideportivo en el que dormiríamos tenía las ventanas abiertas: lo dicho, para que entre el fresco. La lluvia estaba siendo una auténtica constante en este viaje, había marcado tanto la salida de Villarrica como la llegada a Curarrehue pero, aun así, no detenía la ruta: el amarillo de las capas de agua era el color que ilustraba la expedición. Después de una exhibición de cueca, baile típico chileno, llegó la hora de la cena (¡por fin una comida en tierra firme desde ese desayuno en Madrid dos días atrás!, habiendo pasado por degustaciones tanto en avión como en autobús). Nada más dio de sí el día: el descanso lo tenía muy merecido, y mi saco me recompensó adiabáticamente, impidiendo que me enterara de las temperaturas externas.
"La marimorena", entonada por nuestro gran amigo, Jesús Luna, nos despertaba en el día en que nos acercaríamos a la cultura mapuche, era 24 de diciembre. Lo primero, recibir la bendición de los lonkos (autoridades religiosas de cada comunidad) de toda la comarca, siempre en un círculo abierto hacia el nacimiento del día, junto a los mamuches, unas esculturas que representan al hombre, con un cántaro hacia abajo sobre su cabeza, y a la mujer, con dicho cántaro hacia arriba: representan que la mujer recibe la energía de la naturaleza y la transmite al hombre. Seguidamente, comenzaría, tras el rápido desayuno, tratando de ganar unos minutos al reloj, la tarea de periodista: había muchas cosas que contar y, gracias a los profesores del colegio en el que nos alojábamos, pude hacer el primer envío de los nueve que acercarían nuestra aventura a la sociedad albaceteña. Con más prisa que pausa, llegué a tiempo de asistir a los talleres destinados a conocer la cultura del pueblo mapuche; dada la posibilidad de elegir los talleres en los que participaría, opté por el mapudungún (idioma mapuche) y las hierbas medicinales.
¡Kumé chipanto niaimún! La mejor forma era felicitarnos la Navidad como habíamos aprendido en el taller. La Nochebuena, llena de villancicos, alegría y vitalidad, fue inolvidable: la experiencia de vivir una Navidad totalmente olvidada del consumismo sería algo realmente importante. Solo los sentimientos creados por la amistad residían en todos nosotros, olvidando cenas en las que se acaba comiendo sin hambre, la obligación de tener que recibir y dar regalos... prefiero ofrecer un regalo como muestra de cariño, por sorpresa, haciendo mucho más especial el momento.
Queridos lectores, en la próxima entrada, mucho más: la aventura continuará con dos grandes caminatas.

jueves, 14 de enero de 2010

CHILE (I): COMIENZA LA AVENTURA

Tras mucho tiempo esperando que llegara esta magnífica aventura, por fin llegó la fecha de darle inicio: la Navidad estaba a la vuelta de la esquina, y me esperaba una Navidad no consumista, llena de ilusiones, alegría, retos y logros pero, más que nada, de amigos: sin ellos ninguno de estos días en Chile hubiera sido igual. Juntos compartimos grandes momentos formando vínculos que seguro ni el tiempo ni las distancias serán capaces de destruir.
Ya en el aeropuerto tuve un agradable encuentro con Álvaro y Marta, a los que ya conocía, junto al resto de periodistas que nos acompañarían. Y, cómo no, la aventura comenzaba con una odisea: el mal tiempo en toda Europa imposibilitaba la llegada de nuestro avión a Barajas, por lo que nuestro viaje se retrasaría hasta el día siguiente. Sin embargo, siempre preparados para hacer frente a cualquier contratiempo, los periodistas del segundo turno nos lo tomamos con calma, hasta llegar al tan anhelado avión, al mediodía de la siguiente jornada. Ahí nos esperaban 13 horas de vuelo que, para ser sinceros, se sucedieron rápidamente entre película y cabezadita. Ya estábamos en Chile: la gélida temperatura que dejamos en España ya solo era un recuerdo... o eso pensábamos nada más llegar, porque más adelante se contará cómo volvimos a pasar frío.
Nos costó llegar, pero al final alcanzamos nuestro objetivo avanzada la tarde de ese día tan largo (26 horas, ya que ganamos cuatro con el cambio horario): en un pabellón estaban todos, ilusionados por estar viviendo una de las experiencias más trascendentales de su vida. El reencuentro con muchos era ilusionante: los tiempos que nos separaban eran varios (desde la presentación del libro hasta el final de la ruta 2006, pasando por la ruta 2009 en España): Luna, David Rosa, Jorge, Bego, Almudena, Rosa, Nuria, Camilo, Patricio, Alonso... fue increíble compartir estos días con vosotros.
Esta etapa solo acababa de empezar. La ruta en estado puro volvía a mi vida.